jueves, 31 de marzo de 2011

Crónica.Tour. Roger Waters 2011 Madrid THE WALL.


El viernes 25 de marzo había sido el primero de los dos conciertos de Roger Waters en la capital del estado y había dejado muy buenas críticas en la prensa y mejor expectación para quienes teníamos entrada para el sábado. Llegando con más de una hora para la apertura de las puertas (21.30), resulto sencillo encontrar un sitio en la pista para disfrutar de unas buenas vistas del centro del escenario.

A ambos lados del escenario se veía el clásico muro a medio construir donde después se verían las proyecciones.

Con el comienzo "In the Flesh!" se noto lo impaciente que estaba el publico y un espectáculo de pirotecnia sumado a una marcha militar además de un avión preparado para estrellarse y derribar parte del muro, al final del tema, dejaban claro que además de la música habría muchísimo más. Para quienes han visto la película es fácil imaginarse que se utilizó demasiado el material del film para las proyecciones, pero no fue así.

Al sonar "Another Brick in the Wall part.1" un muñeco gigante del personaje (profesor) del film apareció en uno de los laterales del escenario y un grupo de unos 15 niños/as entraron para hacer los coros, todos con camisetas negras en las que se podía leer "Fear builds Walls" (El miedo construye muros). A mi modo de ver, fue una clara alusión a la nueva cultura del miedo impartida por los medios de comunicación en los últimos años, pero ahí queda. Me llamo la atención una de las imágenes proyectadas, en las que se veía a una muchacha musulmana con velo y bajo este salían unos auriculares blancos, al lado se podía leer "iBelieve", no se que habría pensado Steve jobs, pero yo lo pillé. Aquí Roger Water hizo una de sus primeras aportaciones en castellano, "Vivan los niños", para despedirse de este coro tan entregado.

Tengo que reconocer que cuando comencé a escuchar los primeros acordes de "Goodbye Blue Sky" se me puso la carne de gallina, en las proyecciones los bombarderos desplegaban sus bombas (Cruz cristiana, oz y martillo, logos de Shell y Mercedes etc.). Mientras la musica sonaba, los operarios aprovechaban para ir construyendo el muro, ladrillo a ladrillo, detrás, la banda. La música y el espectáculo continuaban, con otras grandes figuras hinchables y las proyecciones, hasta llegar a completarse el muro casi por completo. Cuando quedaba hueco para un último ladrillo, llego el turno de "Goodbye Cruel World", al culminar, el muro cerrado, es momento para un descanso.

Si, al igual que el cine hasta las noventa, este concierto tuvo un descanso. Para amenizar la espera nada tan buen rollero y reivindicatibo como la proyección de un monton de fichas de fallecidos en conflictos armados, puestos en filas. Entre los distintos personajes que se mostraron pude reconocer a Gandhi,Federíco Garcia Lorca,Sakineh Mohammadi Ashtiani (condenada a lapidación en Iran) entre otros. Pero al culminar este descanso apareció una última ficha, su nombre no lo recordaba, pero si su historia. Pocas semanas después de los atentados del metro de Londres, un civil fue acribilladlo a balazos por la policía al ser confundido con un terrorista, su nombre era Jean Charles de Menezes, tenía 27 años.

"Hey you!" abrió la segunda parte del concierto, donde el muro impedía ver a la banda, pero no al propio Roger Waters, quien contaba con el apoyo de las proyecciones y en ocasiones incluso de atrezzo, para llenar aún más el escenario. En la segunda parte del concierto, además de lo ya mencionado anteriormente, no hubieron muchas más sorpresas, pero continuó manteniendo toda la fuerza. Para la recta final del concierto R.W se vistió con el uniforme militar de la formación ultra ficticia de los dos martillos, icono del álbum junto con el muro. No fueron muchos los que se animaron a hacer el gesto de los dos brazos cruzados, pero al igual que cuando el foco buscaba al negro, el judío y el fumeta entre el público, este pudo sentirse en parte protagonista mientras reconstruía una de las escenas de la película. Yo por mi parte pasé el concierto más estático de lo normal, casi sin pestañear, no era para menos.

El concierto culminó con el derribo del muro, entre aplausos y gritos. Las palabras de despedida de Roger Waters sobre el escenario fueron "You Are Great audience" "Soy un muy happy hombre"



Más videos en youtube, so vago/a

2 comentarios: